Publicado en Móviles/Fotografía

Cuando el ‘zoom’ es un problema en vez de una ventaja

EL OBJETIVO ES CLAVE EN LA ELECCIÓN DE CÁMARA

b1b7b84dfdf9d1677bf386d1d799ba89

00fcd7bea72547c58b1a9d52c1e73734 1db5296cdfc2a21bb1dbd580bd6990df 2fdbd40e6a30fc792e45cb01623a7c68

Hace pocos días hablábamos de la importancia que tiene fijarnos en el tamaño del píxel del sensor de una cámara en lugar de los megapíxeles. Hoy analizamos la importancia del objetivo para exprimir la resolución de la cámara. Pues con frecuencia solemos gastar mucho dinero en máquinas equipadas con objetivos que son un auténtico lastre.

Entre las primeras cosas que se tienen en cuenta a la hora de comprar un objetivo o una cámara con objetivo fijo están valores como la abertura máxima de diafragma, que nos permitirá realizar fotos con poca luz y mayor flexibilidad a la hora de hacer desenfoques selectivos. Pero también la variedad de distancias focales que abarca, lo que popularmente se conoce como zoom. Un valor del que alardean muchas marcas a la hora de vendernos la moto.

e3d724e30fabbe8adc54d4bb6d7a1678 e0b1f49fa7067290c98d0bf5dd2aab70 de57defe382bd82300a7143a70437a81

De hecho, las cámaras que cuentan con un zoom de más de 20 aumentos siguen vendiéndose bien a pesar de la crisis que vive el sector por la competencia de los móviles. Eso explica la competición entre los fabricantes por equipar a muchos de sus modelos con objetivos que más bien parecen pequeños telescopios. El récord de momento lo tiene la Nikon P600, que equipa un zoom de 60 aumentos. Su rango de distancias focales va de los 24mm a los 1440mm. Aunque se rumorea que su sucesora logrará alcanzar los 2000mm. Suficiente para fotografiar con cierto detalle los cráteres de la Luna.

El problema de los objetivos que abarcan distancias focales tan amplias es que su construcción es muy compleja, por lo que la definición de la imagen se suele ver afectada. Si estos no están destinados a un uso profesional veremos que son frecuentes en ellos las aberraciones ópticas, que provocan la distorsión de las líneas rectas, y las cromáticas, que generalmente crean sombras de color. Además, un objetivo con un zoom de largo alcance dificulta usar amplias aberturas de diafragma.

Por eso, si hacemos fotos con la Nikon P600 a 1440mm la abertura más luminosa que podemos emplear es de f/6.5. Vamos, que más nos vale que hagamos la foto un día soleado, porque el diminuto sensor de imagen de 16 megapíxeles de esa cámara seguramente nos jugará muy malas pasadas si debido a la falta de luz disparamos a más de 400 ISO.

d901e642b9393bcdb699c42b3bcd007f d6cbc04c64e3b514b9c0d85ae208e666 32444404110d2617de48cbe7a1132565

Pero no todas las cámaras de zoom largo tienen esas limitaciones. Es el caso de la Sony RX10. Esta cámara equipa un sensor de 20 megapíxeles con un tamaño generoso, una pulgada, y un objetivo Zeiss que alcanza los 200mm con una abertura constante de f/2.8 en todas las distancias focales. Una fórmula mucho más equilibrada que la que emplea la cámara de Nikon. Aunque su precio es muy superior, pues la Sony ronda los 1.000 euros frente a los poco más de 400 euros que cuesta la citada Nikon.

A caballo entre una y otra está la Panasonic Lumix DMC-FZ200, que tiene un sensor de 12 megapíxeles del mismo tamaño que la Nikon, 1/2.3 pulgadas. Pero como la Sony también equipa un objetivo de calidad, en este caso firmado por Leica, que alcanza los 600mm y la misma abertura de diafragma en todas sus distancias focales: f/2.8.

No es fácil elegir un buen objetivo

Si contamos con una cámara de ópticas intercambiables y no tenemos un gran presupuesto la mejor idea es usar objetivos de focal fija, como los que equipan la mayoría de los móviles. Estos suelen proporcionar más calidad de imagen que los que abarcan diferentes distancias focales. Además, por lo general son más luminosos. Ambas cosas vienen motivadas porque la construcción de los objetivos de focal fija es más sencilla que los de distancias focales múltiples.

3df448ecd0b6b6d950e0e4ddc7ac0603 5accde6b606cab36654193a6968e2cb0 88f6cfd9598729ca53d2464f6c270551

Conocer la calidad óptica de un objetivo sobre el papel no es fácil. Uno de los datos a tener en cuenta es que la definición generalmente viene determinada por el mayor número de elementos que componen la óptica y el número de agrupaciones de estos elementosConocer la calidad óptica de un objetivo sobre el papel no es fácil. Uno de los datos a tener en cuenta es que la definición generalmente viene determinada por el mayor número de elementos que componen la óptica y el número de agrupaciones de estos elementos. Por ejemplo, el Nikkor 35mm f/1.8G, un objetivo con una buena relación entre calidad y precio para cámaras APS-C de Nikon, cuenta con 8 elementos organizados en 6 grupos. Mientras que el nuevo Sigma 35mm F1.4 DG HSM Art, un objetivo más avanzado, cuenta con 13 elementos agrupados en 11 grupos. Pero realmente para conocer la definición que es capaz de alcanzar un objetivo hay que saber interpretar los denominados gráficos MTF que cada fabricante proporciona. Algo que resulta verdaderamente complejo, incluso para los fotógrafos experimentados. Para los que quieran aprender a leerlos recomendamos la guía que en su día publicó Valentín Sama, uno de los mayores expertos en óptica fotográfica de España.  Otra buena opción es consultar las pruebas que realiza periódicamente la empresa DxOMark sobre el rendimiento de objetivos en varias cámaras.

Este laboratorio para calcular la nitidez usa un valor que mide lo que ellos denominan megapíxeles perceptuales, que no es ni más ni menos que la capacidad de exprimir el potencial del sensor de imagen que tiene un objetivo concreto. Actualmente la combinación entre el objetivo Zeiss Distagon T * 1.4/55 Otus Z f.2 montando en la Nikon D800 encabeza la clasificación de DxO Mark. Pues el Zeiss es capaz de captar fielmente fotos con una resolución de 29 megapíxeles, 7 megapíxeles menos de los que es capaz de lograr el sensor de la cámara. Si comprobamos el rendimiento de ese objetivo con la veterana Nikon D3 vemos que logra alcanzar una definición de 12 megapíxeles de los 12.9 megapíxeles del sensor de la cámara.

Dos pruebas para medir la calidad de un objetivo

La mejor forma de saber si un objetivo cumple con lo que esperamos de él es ver con nuestros propios ojos de lo que es capaz. Incluso no es descabellado si estamos pensando en comprar un modelo que suponga una inversión importante alquilarlo durante unos días en alguna de las numerosas tiendas de internet que ofrecen este servicio. Aquí proponemos dos pruebas para salir de dudas.

502ccf291f69b8e62c8bc44907ef2330 5e47cd80184ccd57d5a18de0f318601f 8510fa07715e1537c99c47145f30533b

En ambas es importante disparar en RAW para que el procesador de imagen de la cámara no corrija al generar una foto en Jpeg los problemas inherentes a la óptica. También es clave realizar las fotos de prueba con luz suficiente para ajustar la sensibilidad ISO mínima de la cámara.

La mejor forma de saber si un objetivo cumple con lo que esperamos de él es ver con nuestros propios ojos de lo que es capazLa primera prueba nos permite saber la distorsión óptica y cromática del objetivo. Para ello deberíamos hacer varias fotos a un motivo en el que aparezcan varias líneas rectas y con una gama cromática amplia. Disparando con varias aberturas de diafragma y diferentes distancias focales podremos ver si estas líneas aparecen excesivamente curvadas o si detectamos sombras de color al ver a tamaño real la imagen. Si nos fijamos en los extremos de la foto también podremos observar hasta que punto estos se ven nítidos respecto al centro.

5cf78aaea462629d9584381ebfc3694f

Para realizar la segunda prueba lo ideal es disparar hacia un cielo luminoso despejado o una superficie neutra bien iluminada. Disparando también con las diferentes distancias focales y valores de abertura del objetivo lograremos ver el oscurecimiento que se produce en los bordes de la imagen, que es lo que comúnmente se conoce como viñeteado.

Si a pesar de realizar estas pruebas seguimos teniendo dudas una buena forma de solventarlas es usar Camera Raw de Photoshop o Lightroom. Con estos programas podemos aplicar una corrección de lente automática. No es buena señal si detectamos que el resultado varía mucho entre la imagen original y la imagen corregida.

63800023a39b3c0e1776fdbdadacfeb7 3123dcd6a74278b558343b0e1f809537

Fuente que utilizo:  http://www.elconfidencial.com

Autor:

Trato hoy desatando y doy la amargura feliz al prójimo, en la vida que ya viví en la soledad amamantada, no hay un gramo de color no vivido,el que yo quiero, lo otro es el orgullo de nuestras naciones, que nos impulsan denostados, al vergel del paraíso, una y otra vez lo juro; pero no me lleves la contraria, cuando se te ven los ojos rubillos, de querer lo que no se puede, de hecho lo conseguido me deja vivir bien, y sentir el cariño del país y sus vienes raíces, estoy bien ,esto no es poco ,lo que vamos viendo... José María Medina Esteban

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s