Publicado en MENTES-CIENCIA

Conocer la naturaleza de nuestro cerebro.¿Ves ese punto amarillo?

Localización del Area Parahipocampal de Lugar (Russell Epsteinet al.)

Parahippocampal_gyrus_animation_small

Conocer la naturaleza de las alucinaciones es una de las asignaturas pendientes de la neurociencia. De cuando en cuando, el estudio con pacientes epilépticos arroja alguna pista sobre el papel que pueden tener determinadas áreas del cerebro en estas recreaciones y qué neuronas están implicadas. El último caso se acaba de publicar en la revista The Journal of Neuroscience, un trabajo en el que los investigadores documentan lo ocurrido a un paciente de 22 años al que la simple estimulación de un área muy concreta del cerebro le hace trasladarse a los escenarios de su vida cotidiana.

f18339bb0c14d4ce7b9040cf36f2ffac epilepsia ed2124db8bd8e6ccafa34defe1157a24

Los autores del trabajo relatan el caso de un joven al que iban a operar de un foco epiléptico aparecido cuando tenía 10 años a partir de una inflamación cerebral provocada por el virus del Nilo occidental. El sujeto experimentaba una serie de ataques precedidos siempre por una intensa sensación de déjà vu (de haber vivido antes la experiencia que está contemplando), pero nunca había tenido alucinaciones.

e67a2cb55ee98d1e160b68f7ba0a4f42 e5c69e06100a2994ed6b9c43cef9c32a c1f36075e270cab4cbfe69810eee3e4f

[Te interesa: Lo que el mundo le debe a los pacientes epilépticos]

Electrodos subdurales vistos en rayos X (Universidad de Arrizona)

Nuestro conocimiento del cerebro, como el del resto de la anatomía humana, lo hemos adquirido de forma un poco accidentada. Los primeros datos se obtuvieron hace un par de milenios a las bravas, cuando Herófilo de Calcedonia (335 a. C. – 280 a. C.) describió por primera vez las venas del cerebro gracias a las vivisecciones que practicaba a criminales y esclavos condenados a muerte. Para que se entienda mejor: les abría la cabeza en vivo y veía lo que había dentro.

1fa5fff3fdfb39b4ccb611097cb72275 ba5f06d0b257ef81e08cbf51f76d0a4e 1430382636f988780f0c076ff0867e53 7917840bf73e306dd6d2d36f83a6c0a3

Como el método de Herófilo resultó un poco gore incluso para sus coetáneos, los conocimientos sobre el encéfalo fueron avanzando a trompicones hasta el siglo XIX. Aunque ahora nos parezca un poco tosco, muchos de los principales hallazgos se hicieron por descarte, es decir, si alguien se clavaba una barra de hierro en el lóbulo frontal y cambiaba de personalidad, se describía cierta función de ese área, o si determinados pacientes perdían la facultad del habla, se hacía un estudio post-mortem para localizar la zona que todos tenían lesionada.

800px-Gray727_parahippocampal_gyrus 697px-Hippocampus_(brain)

Las formas tampoco mejoraron mucho con la llegada del siglo XX, y el método de ensayo-error seguía siendo la norma. Al cirujano António Egas Moniz le dieron un premio Nobel por inventar la lobotomía, método que consistía en lesionar el lóbulo frontal de los pacientes psiquiátricos y que tuvo su máxima expresión cuando el médico Walter Freeman recorrió EEUU lesionando con un punzón de picar hielo el cerebro de todo el que encontraba a su paso.

600px-Gehirn,_basal_-_beschriftet_lat.svg 07e5dcbe2f84d02252234fc8acc1ad2b

hallucinations

Áreas estimuladas al paciente del estudio (Mégevand P et al., Journal of Neuroscience )

Los escáneres cerebrales previos a la intervención mostraron una zona de su cerebro aparentemente encogida, cerca del hipocampo, el núcleo cerebral clave en la fijación de recuerdos. El daño en el cerebro del paciente que provocaba los ataques parecía estar, en principio, en una zona conocida como Área Parahipocampal de Lugar (PPA), fuertemente implicada en el reconocimiento de escenas y lugares. Cuando los médicos le enseñaban la fotografía de una casa, por ejemplo, el PPA del paciente se iluminaba en las imágenes de resonancia magnética funcional, indicando un aumento de la actividad (las zonas amarilla indican una mayor actividad que las rojas).

074e64c3fea53c93bbb6b3242d1879fc

Para localizar con exactitud el área que desataba los ataques, los médicos llevaron a cabo el procedimiento habitual. Colocaron una manta de electrodos sobre el cerebro del paciente y estimularon eléctricamente la zona para comprobar si desataba un ataque epiléptico. Lo curioso de este caso es que, en lugar de desatar un déjà vu como sucedía en condiciones normales, el paciente comenzaba a experimentar una alucinación en la que todo lo que le rodeaba se convertía en algo relacionado con su vida diaria. En uno de las ocasiones, por ejemplo, los médicos se convirtieron- para él – en los italianos que atienden una pizzería cerca de su casa. Tocando otro grupo de neuronas cercanas, el paciente se trasladaba de repente a la estación en la que coge el metro habitualmente.

679f1976c62c3779dddeb805cbb0ab8a

[Te puede interesar: Hola, soy tu cerebro y quiero que te amputes la pierna]

Chloe Jennings-White tiene 58 años y quiere perder las piernas. Desde hace años trata de encontrar una manera de lesionarse y ahora busca un cirujano que le ayude a realizar su sueño, quedarse sin movilidad en las extremidades inferiores. Su deseo de ser paralítica llega al extremo de que se desplaza en una silla de ruedas y vive como si estuviera impedida. De pequeña, explica esta ciudadana de Utah (EEUU), sentía celos de los niños minusválidos y de una tía que necesitó una prótesis tras sufrir un accidente de bicicleta.

6e435870eaf177eb008e4c84e0347b6d 14e626b32a887ec03516c914053090c6

El problema de Chloe está en su cerebro. Sufre lo que se conoce como un “Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal, conocido a veces como apotemnofilia y otras por sus siglas en inglés BIID (Body Integrity Identity Disorder). Su caso, que saltó hace unos días a la fama, es una de las expresiones de este trastorno, aunque la mayoría de los afectados no quieren perder la movilidad, sino que buscan directamente que se les amputen ese miembro que su cerebro rechaza como extraño.

1f1346932508b0fa0d542c36f203be92 6dc913fd77c17a5fe2c30229259bb555 25e623a8940350c855c7ef05dfba1e48 0473f08a6efc15658e4bf43d0658cb05

Con estos resultados, los científicos consideran ahora que esta zona del cerebro podría tener un papel importante no solo en el reconocimiento de lugares, sino en su visualización, de modo que una alteración en estos grupos de neuronas puede causar que el sujeto crea estar ante personas y lugares que en realidad solo está recreando su mente.

9ea49b31039fa7406150179532334012 f33605c69d6307afd736de6f8354c544

Referencia: Seeing Scenes: Topographic Visual Hallucinations Evoked by Direct Electrical Stimulation of the Parahippocampal Place Area (The Journal of Neuroscience)

Fuente que utilizo:  http://es.noticias.yahoo.com

Autor:

Trato hoy desatando y doy la amargura feliz al prójimo, en la vida que ya viví en la soledad amamantada, no hay un gramo de color no vivido,el que yo quiero, lo otro es el orgullo de nuestras naciones, que nos impulsan denostados, al vergel del paraíso, una y otra vez lo juro; pero no me lleves la contraria, cuando se te ven los ojos rubillos, de querer lo que no se puede, de hecho lo conseguido me deja vivir bien, y sentir el cariño del país y sus vienes raíces, estoy bien ,esto no es poco ,lo que vamos viendo... José María Medina Esteban

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s