Publicado en Cerebro/Prefrontal

Papel de la corteza prefrontal en la regulación del miedo

eaed462967776925ce20fa0f76bb9ed8 d61878f02fe72bb71582487e94f3e165

Papel de la corteza prefrontal en la regulación del miedo

Publicado en la revista nº029

Autor: Suárez, Fernando

Referencia: Quirk GJ. Prefrontal-amygdala interactions in the regulation of fear. Interacciones prefonto-amigdalinas en la regulación del miedo En: Gross JJ, ed. Handbook of emotion regulation. New York, NY: The Guilford Press; 2006. p. 27-46.

 

d99f72f22dbd057cca04083f1cc591fb

En el presente capítulo, el autor realiza una revisión de los mecanismos neurobiológicos que subyacen en los procesos de adquisición y extinción del miedo, así como la regulación de dicha respuesta en determinados contextos ambientales. Se centra fundamentalmente en las interacciones entre la corteza prefrontal y la amígdala, si bien se estudian otras estructuras de gran importancia, como el hipocampo. Además, se pone de manifiesto la relevancia de los mecanismos inhibitorios en los mencionados procesos.

 

c824ff6f2ab51af5d8b55d7e5eefd3d8

 

Precisamente, el autor introduce el tema de estudio con una revisión histórica de los primeros hallazgos científicos sobre los mecanismos inhibitorios. El primero de ellos es el descubrimiento de Weber y Weber, en 1846, de que la estimulación del nervio vago conducía a una disminución de la frecuencia cardiaca en las ranas, lo cual rebatía la opinión prevaleciente de que la excitación nerviosa siempre da lugar a aumentos de la actividad. En humanos, y especialmente en la esfera emocional, destaca el famoso caso de Phineas Gage, que sugería que los centros cerebrales superiores ejercen un control inhibitorio sobre los centros inferiores.

 

A continuación, Quirk revisa el papel de la amígdala en el proceso de aprendizaje de las respuestas de miedo desde la perspectiva del condicionamiento clásico, ya que este enfoque ofrece la posibilidad de obtener respuestas cuantificables, además de asentarse sobre unos conocimientos neurobiológicos ya consolidados. En particular, se refiere a la memoria no-declarativa de las respuestas de miedo, es decir, la responsable de los efectos autonómicos y reflejos, y todos los artículos reseñados en este apartado provienen de experimentación animal. Se concluye que la amígdala lateral, que recibe información del tálamo y la corteza, es un centro de almacenaje e integración de la asociación entre el estímulo condicionado y el incondicionado. Ésta proyecta de forma directa e indirecta (vía núcleo basal de la amígdala, aunque se duda actualmente de la participación de esta vía en el proceso), al núcleo central de la amígdala, que es responsable de la expresión del miedo gracias a sus eferencias hacia el tálamo y el troncoencéfalo. No obstante, el autor señala que estudios más recientes ponen de evidencia una mayor complejidad en el proceso de aprendizaje de las respuestas de miedo, en el que intervendrían el núcleo central de la amígdala (por tanto, no sólo sería una estación de paso) y otras áreas cerebrales como la corteza y el troncoencéfalo.

 

El autor repasa después el concepto de extinción y las ideas actuales en torno a su adquisición. La extinción es el proceso según el cual, una vez que cede el estímulo incondicionado, la respuesta de miedo deja de reproducirse. Ahora bien, la extinción no es el “olvido” del miedo condicionado, ya que las respuestas aprendidas pueden volver a repetirse cuando se reintroduce el estímulo incondicionado o cuando el estímulo condicionado se produce en un contexto diferente a aquel en el que se dio lugar la extinción. Por tanto, la extinción es un proceso de inhibición de un contenido que persiste en la memoria y es, en sí misma, una “memoria de la seguridad”, como afirma el autor apoyándose en experimentos animales en los que se bloquean las cascadas moleculares o síntesis proteica necesarias para la consolidación de la memoria impidiéndose, de esta manera, la adquisición de la extinción. Los trastornos de ansiedad serían, por tanto, un desequilibrio entre la memoria del miedo y la memoria de la seguridad.

b6931505636f4f4aa5e58c525e0e74b1

Siguiendo la línea general de este capítulo, Quirk insiste en la importancia de los mecanismos inhibitorios en la regulación del miedo. En primer lugar, hay hallazgos que sugieren que la amígdala está sometida a una inhibición tónica (demostrado por el hecho de que in vivo el complejo basolateral y el núcleo central de la amígdala descargan a bajas frecuencias); pues bien, dicha inhibición debe reducirse para que sea posible la adquisición de la memoria del miedo. En segundo lugar, también existe una inhibición en la expresión del miedo; ésta se produce merced a las células gabaérgicas “intercaladas” que se encuentran entre el complejo basolateral y el núcleo central de la amígdala.

affa796aa3b8aa197f83af0048934354

De forma más extensa, el autor describe los circuitos neuronales implicados en el aprendizaje y mantenimiento de la extinción. La corteza prefrontal ventromedial de los roedores consta de dos subregiones, ambas con proyecciones hacia la amígdala: la prelímbica y la infralímbica. La primera proyecta hacia los núcleos basolateral y basal accesorio. La infralímbica, por otro lado, emite eferencias hacia las áreas capsular y lateral del núcleo central; éstas, a su vez, son áreas inhibitorias de las proyecciones responsables de la expresión del miedo. Además, la región infralímbica proyecta directamente hacia centros inferiores (hipotálamo, mesencéfalo, troncoencéfalo) que, al mismo tiempo, reciben aferencias amigdalinas, con lo que tiene acceso a dichos centros inferiores de forma directa e indirecta. Múltiples estudios con diferentes diseños (lesiones en la corteza prefrontal ventromedial de roedores, potenciales evocados, metabolismo de la glucosa, inducción del gen c-Fos e interferencia en la cascada molecular necesaria para la memoria de extinción) coinciden en la conclusión de que la corteza prefrontal ventromedial no participa en el aprendizaje de las respuestas de miedo ni en el de la extinción, pero sí en el recuerdo a largo plazo de dicha extinción una vez aprendida, cuando intervienen factores contextuales, si bien es probable que estén implicadas otras estructuras. En cuanto al aprendizaje a corto plazo de la extinción, parece que es la propia amígdala la estructura responsable de ello, según se desprende de estudios en los que también se interfiere la cascada molecular de la memoria (esta vez en la amígdala) o en estudios sobre los receptores cannabinoides amigdalinos relacionados con las interneuronas inhibitorias.

111032460e32809da36b063e451998db

Como se ha dicho, la corteza prefrontal medial es responsable del recuerdo de la extinción cuando participan elementos contextuales. De nuevo, estudios de desactivación del hipocampo en animales indican que éste es el que aporta la información contextual para regular las expresiones del miedo. El hipocampo emite proyecciones excitatorias e inhibitorias hacia la corteza prefrontal medial, pero también se conecta directamente con la amígdala mediante eferencias excitatorias hacia el complejo basolateral. Por tanto, otorga plasticidad a las respuestas de miedo en función del contexto.

1aae9ed235c3372c50a84d8c7b6275ca

A continuación, el autor revisa las conexiones entre la corteza prefrontal y la amígdala. La región infralímbica, como se mencionó, proyecta hacia regiones de la amígdala que ejercen una inhibición de las neuronas eferentes del núcleo central, como la subdivisión lateral de dicho núcleo central o las neuronas gabaérgicas intercaladas, por tanto impidiendo la expresión del miedo. Además, sugiere que la corteza prefrontal también puede inhibir el complejo basolateral y, en consecuencia, la adquisición de las respuestas de miedo. En este punto Quirk señala el papel de la región prelímbica que, según estudios en animales, ejerce una estimulación del complejo basolateral, por lo que la corteza prefrontal en su conjunto tendría la función de modular las respuestas de miedo a través de una vía excitatoria (prelímbica) e inhibitoria (infralímbica). Por último, existen extensas aferencias desde los núcleos basales de la amígdala hacia la corteza prefrontal, tanto prelímbica como infralímbica, cuya función es aún incierta; se ha sugerido que puede ser responsable de la transferencia de la memoria a corto plazo hacia la corteza para que pueda ser almacenada a largo plazo, o bien que se trate de una forma de autorregulación inhibitoria de la amígdala por vía cortical.

866df9468ec5450517c36e898422f240

Además de participar en el aprendizaje condicionado, la extinción puede ser un mecanismo importante en otras funciones de la corteza prefrontal ventromedial, como otros tipos de aprendizaje, la planificación o la atención. Por ejemplo, la lesión en esta área durante un condicionamiento instrumental discriminatorio (en el que el animal ofrece una respuesta ante un estímulo que antecede a una recompensa y la inhibe cuando el estímulo no conlleva dicha recompensa) no impide el aprendizaje pero sí conduce a dificultades para cambiar tal conducta cuando se modifican las contingencias.

426c35f176987edf93853efac5552c43

Por último, Quirk establece una aproximación clínica a partir de los hallazgos neurobiológicos mostrados. Se centra específicamente en el trastorno de estrés postraumático, condición clínica en la que aparecen respuestas de miedo cuando la probabilidad real del daño ya ha disminuido. En sujetos con este trastorno, la corteza prefrontal perigeniana (que el autor considera homóloga a las regiones prefrontales de los roedores responsables de la extinción) posee menor tamaño y actividad que en sujetos control, según estudios de imagen funcional; la actividad prefrontal, además, se correlaciona negativamente con la actividad amigdalina, que se encuentra por tanto aumentada. Sin profundizar en otras patologías, añade que existen alteraciones similares en sujetos con depresión mayor, en riesgo de depresión, o con rasgos de introversión. Como explicación etiopatogénica, se citan de nuevo experimentos en ratas; aquellas que están sometidas a estrés crónico muestran un incremento funcional y anatomo-patológico de la amígdala (ramificación dendrítica y densidad de espinas sinápticas), y cambios opuestos en la corteza prefrontal. Así, se produce un círculo vicioso en el que situaciones de estrés conducen a una menor capacidad de manejar el estrés, fenómeno que ha sido denominado “carga alostática”. Además, los cambios en la amígdala parecen ser irreversibles, mientras que los que se producen en la corteza prefrontal revierten al cesar el estrés. El estrés crónico, por otra parte, conduce a alteraciones hipocámpicas, lo cual añade dificultades en la discriminación contextual.

1c4f8842f171943488f5453a39d68f25

Por tanto, una estrategia terapéutica lógica sería la de potenciar la extinción del miedo aumentando la funcionalidad prefrontal, estrategia que se sumaría a un proceso psicoterapéutico como la terapia de exposición. En roedores, esta medida ha demostrado ser eficaz mediante diversos métodos farmacológicos: administración sistémica de azul de metileno (potenciador metabólico), antagonistas dopaminérgicos, agonistas noradrenérgicos y agonistas cannabinoides, aunque aún no están establecidos los mecanismos precisos de dichos tratamientos. Otras terapias potencialmente útiles serían la estimulación magnética transcraneal, la estimulación cerebral profunda o la meditación. En este sentido, se abre un campo de investigación sobre los efectos terapéuticos de la extinción en humanos.

Fuente que utilizo:  http://www.aperturas.org

Autor:

Trato hoy desatando y doy la amargura feliz al prójimo, en la vida que ya viví en la soledad amamantada, no hay un gramo de color no vivido,el que yo quiero, lo otro es el orgullo de nuestras naciones, que nos impulsan denostados, al vergel del paraíso, una y otra vez lo juro; pero no me lleves la contraria, cuando se te ven los ojos rubillos, de querer lo que no se puede, de hecho lo conseguido me deja vivir bien, y sentir el cariño del país y sus vienes raíces, estoy bien ,esto no es poco ,lo que vamos viendo... José María Medina Esteban

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s