Publicado en Películas/Cine/Monarquía/Culturas

Los ingleses saben filmar a los reyes

4f898d31bb5f56326c4fb50fc6a81013

* La temática de la realeza en el cine español ha sido escasa y bastante desdichada

Los ingleses saben filmar a los reyes

d81d78685d179a3a50a2da0812528ed6

db2a7fe3cf981460bff67ff055c26e4c

Imagino que en jornada tan trascendente para el futuro de la patria como la proclamación real (yo pensaba que el significado correcto era coronación, relacionaba lo de hacerte rey o reina con que te plantaran una corona en la cabeza, pero alguien que entiende de estas solemnes cuestiones me aclara que ese ritual se aplica en otras monarquías, pero no en la española, aquí son más sobrios) se han registrado un millón de imágenes de la familia real, que los móviles de todos los distinguidos invitados y de los numerosos componentes del pueblo llano que han sido emocionados testigos directos del recorrido de los reyes por las calles habrán captado y guardaran a perpetuidad esos históricos momentos.

b23f81abca68dcfa4c8a1879f215750d b4baf046a0802badae6d16e318069acf

A pesar de ese fervor ancestral de los ciudadanos españoles hacia sus reyes y de poseer tantos datos de sus épicas o intimistas andanzas, la temática de la realeza en el cine español ha sido escasa y bastante desdichada. Los Reyes Católicos y su compadecible hija poseen abundante filmografía, pero toda ella en vano, con resultado sonrojante y polvoriento tanto en drama como en comedia. Creo recordar que Isabel y Fernando tenían notable protagonismo en Cristóbal Colón, de oficio descubridor, aquella desacomplejada perla del kistch ibérico firmada por Mariano Ozores. También recuerdo un melodrama infame y triunfador titulado ¿Dónde vas, Alfonso XII? Y todo en este plan. En los últimos tiempos, las series de televisión han reemplazado al cine en su intento de glorificación de esos seres tan necesarios y en el fondo tan humanos llamados príncipes y reyes. Vi a ratos una miniserie sin sentido del ridículo, entre cursi y cochambrosa, que contaba el noviazgo del entonces príncipe Felipe con Letizia Ortiz. Tampoco es memorable la presencia del rey Juan Carlos en otra miniserie sobre el 23-F. Por mucho que me esfuerce me resulta imposible recordar ningún retrato de la realeza en el cine español que merezca la pena.

aec0db63033deca449b0c4ca589e5947 79609a7ccf0ba6282aeccfc1c8da312b

Todo lo contrario que el arte y la complejidad que han volcado el cine inglés al hablar de los problemas que torturaban a sus reyes y a sus reinas. Stephen Frears, un director al que no imagino como devoto monárquico, trató con talento y profundidad en The Queen el dilema de la reina Isabel tras el fallecimiento de su nuera Lady Di sobre el tratamiento que debe de dar a su entierro la Casa Real. Entendías el problema de esa señora, su incertidumbre entre lo que le dictaba su corazón y lo que le aconseja finalmente su cerebro para evitar que el pueblo, enamorado de la presunta humanidad que acumulaba la difunta, se mosquee contra la Corona y la ponga en peligro. Helen Mirren llenaba de matices y de credibilidad a esa angustiada y desconcertada soberana.

683bc3a307a20dcf57c29b73bc8a06b3 436ae0afad61246de4ab8e0c2b1fbd4b

También era brillante y emotiva El discurso del rey. Sobre todo el guion de David Seidler y las interpretaciones de Colin Firth y de Geoffrey Rush. La relación entre el tartamudo rey Jorge VI y su paciente logopeda estaba bien contada, te conmovía la vulnerabilidad de ese hombre tan poderoso al que le resulta tan dificultoso expresarse con palabras.

98feff4cf82fdbfbb81692aaa1aa1626 59e05d904611a75790cb7eba2b61bd14

Son dos ejemplos de cine reciente inglés sobre la calidad que aplican a ese género que tanto se presta a los tópicos y al baboseo. Y si retrocedes en el tiempo, descubres que esa cinematografía ha realizado bastantes retratos memorables de su realeza. Hay talento para recrear esa tradición. Consiguen hacer atractiva a esa institución que al parecer crearon los dioses, tan rara, tan anacrónica.

58b5976af44fe0114160f137a97a8e54 8bd89c7589a0c4904bc9b7c9383a7da3 06f04f8c3dcbf0b19ba4bced03c1acf0

Fuente:  http://cultura.elpais.com

Autor:

Trato hoy desatando y doy la amargura feliz al prójimo, en la vida que ya viví en la soledad amamantada, no hay un gramo de color no vivido,el que yo quiero, lo otro es el orgullo de nuestras naciones, que nos impulsan denostados, al vergel del paraíso, una y otra vez lo juro; pero no me lleves la contraria, cuando se te ven los ojos rubillos, de querer lo que no se puede, de hecho lo conseguido me deja vivir bien, y sentir el cariño del país y sus vienes raíces, estoy bien ,esto no es poco ,lo que vamos viendo... José María Medina Esteban

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s